Experiencia de Compra

En los productos y servicios la experiencia de consumo adquiere cada vez más relevancia. Se trata de facilitar en la medida de lo posible el contacto con nuestros sentidos.

Fundamentalmente se trata de cuidar al máximo el ambiente que se genera en la tienda, ya sea física o virtual, pues se viene demostrando que en el momento de realizar la compra además de tomarse muchas decisiones, se generan efectos emocionales en el consumidor que aumentan la probabilidad de adquirir más productos.

Según diversos estudios, mejorando la experiencia de compra usando diferentes tecnologías, como RFID, se incrementan las ventas cruzadas entre un 15 y un 20%, se incrementa cerca de un 6% el importe por ticket y reduce hasta un 18% el tiempo gastado por los empleados en buscar un artículo, lo que al final supone que el consumidor percibe mayor rapidez y agilidad, en definitiva, una mejor experiencia de compra, lo que sin duda acaba impactando aumentando la fidelidad a la marca.